viernes, 4 de junio de 2010

INMOLACIÓN

Muéstrase taciturno
porque le toca
el turno nocturno

para extraer la roca
de la mina profunda
peligrosa y oscura

el pobre minero
para ganar dinero
saldrá intoxicado
pero acostumbrado
a lo que no debiera

sin embargo...
atrás de la ilusión
lo palmea su patrón



hará fiesta su familia
sin conciencia alguna
de lo que el padre hace
para lograr la comida

y de alegría disfrace
la ofrenda de su vida



los niños jugarán contentos
podrán ir a la escuela
tendrán la propia casa

la madre
lo acompañará en silencio
por lo que ella sabe...

que la vida se hará mas corta
a cambio de zapatillas
ropa de abrigo y alimento



los niños jugarán contentos
podrán ir a la escuela



cuando muera
lo hará en silencio
no habrán elogios
ni monumentos

los niños....
podrán...

26 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querido Lao, esa es la vida del minero, va enterrando su vida a plazos para comprar seguridad y comida a su familia, y sí morirá en silencio, pero con los pulmones teñidos de sacrificio.
Con ternura
Sor.Cecilia

Armando dijo...

Mi querido amigo. ¡¡CUÁNTOS MINEROS HAY EN ESTE MUNDO!!
Sacrificados, silenciosos y preparados para ofrecer cada momento de su vida en beneficio de su familia o de su prójimo

Lao dijo...

Sor Cecilia. gracias por tu visita. Es cierto, como en otros casos, esa es la inmolación del minero. Muchos saludos.

Lao dijo...

Armando. Muchas gracias, ¡sí que los hay! y muchos no saben que pueden llegar a serlo. Un gran saludo!

Chela dijo...

Pocas veces reparamos que vivimos en un entramado social,donde hay un sin fin de profesiones durisimas, sacrificadas,que con su trabajo contribuyen al bienestar general.

Las gracias a todos ellos, por lo mucho que aportan a la sociedad.

Un abrazo.

magui dijo...

Sin palabras...

Maxi dijo...

Muchos se ven obligados a inmolarse en vida para obtener recompensa alguna por los daños secundarios ocasionados.
autodeterminación y libertad!
abrazo, Lao

Karl Lazaro dijo...

No solo plasmas una visión sobre los mineros. Si no la historia de todos los padres que extinguen su llama con la esperanza de verla renovada en sus hijos.
Un abrazo¡

Lao dijo...

Chela. Muchas gracias por venir. Si bien es cierto que tanto la vida como todo trabajo, requiere de sacrificio. Hay algunas ocupaciones de personas que no han tenido mucha opción en la vida, mas que entregarla
Un abrazo.

Lao dijo...

Magui. Tu venida y tus "sin palabras"
me llegan directo al corazón. Te quiero mucho hija!

Lao dijo...

Maxi. Muchas gracias. Es cierto, hay muchos que realmente he visto, no pueden autoderminarse mucho que digamos. Y son precisamente quienes no recibirán medallas y premios en vida. Otros aceptan inmolarse por los demás. Hay quienes padecen una enfermedad muy grave y, en cierta manera se "ofrendan" aceptando ese destino...largo y profundo el tema. Un abrazo grande!

Lao dijo...

Karl Lazaro. Muchas gracias por seguir.Creo que en tus palabras se encuentra resumido el profundo sentido de la paternidad. Un abrazo!

Luna. dijo...

Ante todo, gracias por seguirme! Siempre he pensado que ciertos trabajos deberían estar muchísimo mejor remunerados que otros.
Por el esfuerzo que implican, por la peligrosidad, por tantos y tantos motivos que otros en que los sueldos son astronómicos y ni esfuerzo, ni peligrosidad, ni nada de nada. Mi padre, durante un tiempo, fue pescador en alta mar, y recuerdo el sufrimiento de mi abuela cuando lo relataba y pedia en sus oraciones para que no le pasara nada. Siempre me han merecido muchísimo respeto todo este tipo de profesiones, pescadores, mineros, etc. Deberian tener los sueldos y las condiciones laborales acordes al trabajo que realizan. Mayor seguridad, invertir para disminuir los riesgos tanto físicos como psicológicos que puedan derivarse de este tipo de profesiones.
Nunca he entendido ese baremo que hay de sueldos y quien lo delimita y porque.
No debería ser así. Es muy injusto.
Un saludo Lao!

Lao dijo...

Luna. Al contrario, muchas gracias a vos. No se si habrá ingresado en tu blog un comentario que te hice. Me encuentro muy ligado a tus objetivos. Si en algún momento lees mi perfil o algunas otras publicaciones de éste o de mi otro blog (narraciones ordinarias) nos iremos conociendo y tal vez a la distancia ayudándonos. Yo iré haciendo lo mismo con lo tuyo porque es mi compromiso con lo Alto (mi conciencia me lo indica). Debemos trabajar sin hostilidad y sin apegos personales por lo que la humanidad está pidiendo, especialmente los niños nacidos y por nacer. Un beso y agradecido.

Gustavo dijo...

Hola Lao que tal.
Si. Debe ser bastante fea y sacrificada la vida del minero. Estar todo el dia bajo el suelo, a oscuras, aspirando polvos que son toxicos. Mas ahora con todos estos megaemprendimientos que quiern instalar a la largo de toda la Cordillera. Encima como todo esto ocurre lejos de Buenos Aires que es la Gran Capital, donde todo tiene que pasar por aca, eso pasa totalmente inadvertido. Lo mismo esas personas que tienen que conformarse con trabajan no se cuantas horas bajo el sol en los campos llenos de glifosato que los envenenan tan solo por juntar unas miserables monedas para mantener a su familia. O los choferes de los micros de larga distancia, que dicen que se la pasan horas enteras yendo y viniendo no se cuantos kilometros al dia y entre viaje y viaje no le dan tiempo ni siquiera para salir unos minutos del micro.
Un abrazo y que tengas buen fin de semana. Chau

Pluma Roja dijo...

Vine del blog de Armando, me gustó mucho tu blog. Te sigo.

Saludos cordiales,

Lao dijo...

Gustavo. Muchas gracias. Si, es importante tener conciencia de lo que relataste. Veo que me interpretaste lo que quice decir. Un abrazo.

Lao dijo...

Pluma Roja. Sos muy bien recibido, me alegro que te guste y agradezco tu presencia.

eltauromquico dijo...

Es el unico oficio que no exige conocimientos, solo, la vida. Lo triste es que el hijo del minero continua la tradicion de ofrendarse a la pachamama para que sus hermanitos puedan seguir comiendo el pan bañado en copagira. un abrazo

Lao dijo...

eltauromaquico. Gracias, me sacude tu comentario. Un abrazo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

¡Hola Lao!Paso a saludate y darte las gracias por la de veces que has venido a comentar a mi blog, ya sabes que en mi es tiempo es muy limitado, vuelo para escribir y hacer lo que tengo que hacer en paz.
Hasta pronto
con ternura.
Sor.Cecilia

Lao dijo...

Sor Cecilia. Muchas gracias, es bueno ser expresivo. Te saludo con afecto.

María dijo...

Incluso en el más oscuro agujero, uno puede encontrar belleza y sentirse feliz y libre. No creo que sea el trabajo o el lugar en donde se desempeña lo que de verdad nos limita y nos hace infelices. Sin embargo, estoy de acuerdo, que en concreto, la vida de un minero es muy sacrificada y peligrosa. Un placer leerte. Saludos.

Noesperesnada dijo...

La zamba de los mineros, tiene sólo dos caminos: morir el sueño del oro, vivir el sueño del vino.

Lao dijo...

María. Así lo pienso, ya que la mayoría de los trabajos implican riesgo o sacrificio. La libertad interior es lo que cuenta, pero hay casos en que la realidad supera y eso no significa que se anule la persona, ya que a veces es todo lo contrario; la adversidad debe ser tomada como estímulo. Muchas gracias por tu visita y tu aporte.Muchos saludos.

Lao dijo...

noesperesnada. Muy bueno éso. También
he visto lo del vino en algunos cortadores de ladrillos trabajando con el calor del sol sobre la cabeza
y al terminar el alcohol. Un abrazo!