lunes, 11 de marzo de 2013

NIÑOS VIEJOS VIEJOS NIÑOS




























desbordado de ansiedad
por los niños sin edad

ellos quieren poder serlo
pero no pueden conocerlo 
los mayores ocupados
se encuentran olvidados

de entender lo que es el ser

la sal de la existencia
de vivir toda la vida
de un modo mas sencillo




hay maneras y son muchas

de venderse sin saberse
que uno vale y sin precio
por sentir el menosprecio
ante la poca demanda
desde el propio corazón

no hay nada que se iguale
a vivir con ilusión de niño
guardando el calor del cariño
de aquéllos que te han criado
sin haberse adueñado
conservando la libertad
en un plano de igualdad

11 comentarios:

magu dijo...

LAO
¿cómo podés escribir algo en lenguaje tan sencillo pero tan hondo y a veces, díficil de comprender ?
todos tenemos que seguir siendo niños, y que no nos digan enandos. tengo la voz aflautada, medio chillona, como si se hubiera quedado en lso doce años, y mis emociones son así también, muy llorona, suceptible, fantaseasa. por eso me hace bien etar con tantos animales, que también son como niños, les gustan los mimos, los abrazos, los halagos, el cariño puro y también contienen. Bendigo a todos los niños del mundo, que todos tengan una infancia tan pero tan feliz como fueran las nuestras (nuestra ronda de niños grandes, vos, gustavo, geraldine, el gaucho, maria cristina), y que además los niños adultos vivan en paz, todos, beso

enletrasarte (omar) dijo...

tocando las fibras del humanismo,
bien por ti Lao
un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Si el menosprecio es latente, no se le ha enseñado a las generaciones, posteriores a la nuestra, a aceptar a sus mayores.
Y duele, si duele, pero como digo, siempre sale el sol al otro día.

Cariños

Pluma Roja dijo...

Me costó un poco entender pero visto con ojos de Enletrasarte, creo que está bien entendido.

Me uno a su comentario.

Saludos querido Lao.

Alicia María Abatilli dijo...

Eso te caracteriza, Wenceslao, tu alma de niño, tu necesidad de sueños.
Abrazos.

maria cristina dijo...

Lao, quiero recordar un poema que tenía en un libro de lectura, hablaba del límite casi ilegible entre la infancia y la niñez, se titulaba "Los extremos se tocan" y era hermoso su decir, tus versos me lo hicieron evocar, claro que neuronas debilitadas mediante, un abrazo!

Gloria dijo...

Con suerte, si llegamos a viejos, volvemos a mirar con esa mirada nítida e inocente de nuestros años infantiles. Debe ser que cuando somos niños miramos con asombro lo que vamos descubriendo y cuando mayores miramos con asombro que nunca se termina de descubrir.
Siempre asombrando querido Lao.

mónica pía dijo...

en tus escritos encuentro una constante: está muy presente tu vida como niño... bella manera de recordar compartiendo!

un cariño,

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Lao:

Dichoso aquel que conserva por siempre su corazón de niño.

Un abrazo.

Gustavo dijo...

Hola Lao. Bueno yo creo que en el fondo todos conservamos csoasa de la niñez, gustos, caprichos, etc. Pero por ahi ciertas "reglas" se encargan de esconderlo. Lo ideal es sacar el niño que llevamos dentro. A pesar de lo que digan.
Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

Tú eres un niño eterno!!
Abrazo.