miércoles, 13 de noviembre de 2013

SHHH!!!






















------------------------












silencio como ninguno
abunda en mis oídos
que no deja escuchar
los ruidos que rodean

felizmente encapsulado
aislado de los bochinches
que invaden mi territorio
para lograr atraparme

hacerme perder la calma
salirme de los estribos
brincar del susto saltar
a los gritos merodeantes

silencio que desespera
no logrará superarme

con tímpanos tan doloridos
prefiero al ruido ganarle

15 comentarios:

mónica pía dijo...

silencio... tan sano y reparador...

para algunos... hay quienes no pueden disfrutarlo y tanto le temen que necesitan taponarlo con lo que sea!

un abrazo,

Carmen Silza dijo...

El silencio es necesario, para regenerarse, no hay que tenerle miedo...Me encanta tu espontaneidad.
Gracias Lao por ser y estar.
Un abrazo

Marinel dijo...

Si no fuese por los silencios, seríamos incapaces de avanzar entre el estruendo de mundo en el que vivimos.
Abrazos.

maria cristina dijo...

El silencio nos ayuda a escucharnos, muy bien Lao! Un abrazo

Alicia María Abatilli dijo...

Ahora sí te leo.
Me alegra.
Pero se me ocurre que habla de otro tipo de silencio. Ese que pesa y si llega a subirse a tus hombros, duele.
Abrazos, Wenceslao

magu dijo...

DON LAO
Propongo que se prohiban las sirenas o alarmas de los autos estacionados, que se prohiban los celulares en lso trenes y colectivos, las gobernantas gritonas, patoteras y arengueras con mala onda, a los pibes chorros y marihuaneros que se paran en las esquinas de la casas con las motos ruidosas y ponen sus músicas y risotadas invasivas, y propongo el silencio como salud reparadora (el buen slencio, el que ayuda a meditar y a oir olas de río y pajaritos, no del del miedo).

Carla Fernanda dijo...

Estou em busca dele... feliz caminhando ao seu encontro, do silêncio. Ele me trouxe de volta ao blog amigo Lao.

Beijos

esteban lob dijo...

Cuando a las tres de la mañana nos bombardean con algazara desde alguna vecindad, es el momento en que más apreciamos...el silencio.

Abrazo.

Boris Estebitan dijo...

Tienes razón, a veces el silencio desespera, mejor es estar acompañado por ruidos y por la gente, para evitar esa sensación de soledad.

Gla dijo...

Hay silencios que gritan!

Soñadora dijo...

Bullicioso el silencio que te invadió!

Un abrazo,

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Los sonidos del silencio son los más relajantes y reparadores, el bullicio es mal amigo.

Un abrazo.

ReltiH dijo...

FULLL DECISIÓN.
UN ABRAZO

Fanny Sinrima dijo...

Lao, qué bello poema elogiando el silencio.Cuando es interior, para hablarnos a nosotros mismos,es muy beneficioso. En cambio, necesito de la palabra del otro y me duelen los silencios que siembran dudas.

Un abrazo.
Fanny.

Ya estoy de vuelta de mi viaje. Gracias por tu saludo.

Gustavo dijo...

Si, es bueno a veces. Bajar un cambio, desconectarse, ir a un sitio tranquilo en contacto con la naturaleza. Pero somos humanos. Estamos un tiempo asi, después nos aburrimos y queremos volver al ruido otra vez. Hasta que mas tarde de nuevo nos cansamos del ruido y queremos tranquilidad. Es difícil la mente humana jja
Te mando un abrazo