viernes, 7 de noviembre de 2014

FANTASMAS Y DIABLOS


















el cartero era persona
y también era el lechero
el sodero  el carpintero
la maestra  el verdulero


un mundo donde José
se conocía por su nombre
y también doña Juana
hasta Luisa era su hermana

y los días de la semana
no se confundían entre si
el domingo era de fiesta
y la música do  re  mi

en las jornadas de trabajo
también se descansaba
a la hora de dormir
satisfechos por vivir

la gente iba despacio
le alcanzaba para comer
sin necesidad de correr

las fiestas en la memoria
juntaban alegres historias
llenas de sabor y color


hacia donde es que va el hombre
perdido y sin  sorpresa
que no conocen ya su nombre

casas sin olor a buñuelos
mesas sin sabor de abuelos
vacías y sin presencia
a la hora de almorzar

comiendo a las corridas
sin lugar a donde llegar
hablando por telefonitos
sin saber con quien hablar

conversaciones de sordos
que dejaron de escuchar
saludando en la pantalla
sin poderse abrazar 



15 comentarios:

Armando dijo...

Olvídalos Lao. Nunca pierdas la ilusión porque los fantasmas son sólo eso, fantasmas, alucinaciones que sólo están en nuestra mente para molestar.
Un abrazo y buen fin de semana y enhorabuena por rechazarlos.

Amapola Azzul dijo...

A los fantasmas se les da con un palo y desaparecen todos...

Un beso, me gustó.
Abrazos y feliz semana. ¡¡
:)

Marinel dijo...

Ay de esos fantasmas insistentes...mejor dejarlos al lado de la indiferencia, si se puede, claro.
Un abrazo.

Musa dijo...

Solo fantasmas que intentan regir nuestras vidas... ignorar si se puede.
Y soñar.
Un beso.

ReltiH dijo...

SI MI AMIGO, HAY RECUERDOS QUE DEFINITIVAMENTE HAY QUE OLVIDAR.
UN ABRAZO

PEPE LASALA dijo...

Dar la espalda a esos fantasmas es lo mejor Lao, o... ¿por qué no quitarles la sábana? Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
@Pepe_Lasala

maria cristina dijo...

Lao, a veces vienen las brumas pero no hay que darles entidad, bucear en lo bueno que nos rodea y nos incluye es lo mejor, un abrazo!

Gustavo dijo...

Si, como dicen los demás comentarios. Lo ideal es no enroscarte con eso. Cuando vengan esos pensamientos tratar de evitarlos. Distrayéndote con otra cosa, saliendo con gente conocida, hacer alguna actividad, etc
Te mando un abrazo

Pluma Roja dijo...

Esos fantasmas siempre aparecen de repente, con sólo ignorarlos creo que es suficiente.

Precioso poema.

Saludos.

Luis dijo...

Fantasmas y trastos viejos... bien lejos!
Y si los fantasmas vienen a la mente cerremos bien la puerta...
Un cordial saludo,

Abuela Ciber dijo...

Tienes razon....siempre hay un conflicto tal vez no bien acabado.

Cariños y buena semana

esteban lob dijo...

Muy cierto, estimado poeta. Hay fantasmas que creemos enterrados y que de súbito nos vuelven a atormentar. Debemos vencerlos de nuevo, por muy precarios que parezcan.

TORO SALVAJE dijo...

Mátalos a base de escribir sobre ellos.
Les sienta muy mal.

Saludos.

Julia L. Pomposo dijo...

En ocasiones estos diablos o demonios son tenaces y se empeñan en volver una y otra vez, el arte está en ignorarlos.
Me gusta tu poema. Un abrazo

Boris Estebitan dijo...

Es tiempo de expulsar a los demonios y a los fantasmas, no son necesarios, gran escrito.