martes, 28 de abril de 2015

TENACIDAD















brotan...

como manantial desbordado
palabras que no habrán cambiado

pero salen del fondo de mí
como las termas
desde lo hondo de la tierra

que traen calidez y agua salada
quieren aportar Paz y no la guerra

pero a veces de tan sinceras
incomodan a diablos agazapados
que esperan el error
del cual agarrarse
tomando diferentes maneras

apoltronados intelectuales
inquietos violentos disfrazados
faltos de serenidad
que no admiten la verdad
de que las cosas no son casuales

si no fruto de la voluntad
de construir castillos de arena
de fuertes cimientos
que serán simientes
de fértil terreno de Vida

6 comentarios:

Armando dijo...

"Os envío como ovejas en medio de lobos"....decía Jesús.....
Observa Lao, que la fe es algo, por desgracia, intangible para algunos. También decía el Maestro..."Por sus frutos les conoceréis"
Hay que tener en cuenta, que nuestra misión en la fe la vamos descubriendo día a día con nuestros aciertos y fallos, por lo que nunca hay que perder la esperanza de que algún día exaltemos todos unidos la grandeza de haber sido creados.
Un fuerte abrazo y disculpa mi extensión.


Abuela Ciber dijo...

Me encanto Lao,ciertas y profundas tus palabras que descubren sentires dignos.
Clamor que muchos elevamos como tu, al viento para esparcirlo como semillas de bonanzas.

Gracias Lao por tu llegada a mi blog y tu compañia en momentos poco gratos.
Se de tu dolor y perdida. Asi que valoro tu afecto.
LLegue a ti mi cariño
Martha

maria cristina dijo...

Lao, no todos los oídos escuchan de verdad, debemos confiar en nuestra propia mirada y seguir adelante, un abrazo!

esteban lob dijo...

Esos diablos agazapados, cuánto daño le hacen al mundo. Lo mejor, amigo Lao, es derrotarlos con la fuerza de los espíritus sanos y las mentes limpias.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Mi querido Lao, la justicia tiene los ojos vendados y hasta los oídos sordos, pero seguiremos luchando .
Gracias, tus palabras son muy buenas
Un abrazo

[]Remo[] dijo...

Terrible, amigo Lao...

La razón siempre está ante los ojos de todo hombre.
Más, es ignorada y despreciada como se desprecia la escoria.

Es... impresionante.

El estupor no muere ante tanta locura y perdición.

Un gusto leerte, Lao.

***