sábado, 27 de septiembre de 2014

TIEMPOS CAMINADOS











TIEMPOS  CAMINADOS




muchos pasos han pisado
caminando el empedrado
de la villa medieval
sentimiento colosal
que se siente en el andar

caballeros del camino
dulces damas
niños juguetones
carromatos al pasar



dejan huellas muy profundas
grabadas en la historia
que han sido su pilar

cuánta vida transcurrida
que no se puede borrar
quedarán leyendas y verdades
escritas y memoriosas

pasarán nuevos senderos
pero éstos no se disiparán

vendrán las autopistas
y los altos edificios
pero
los caseríos de piedra
no se podrán olvidar



por mas que el hombre no quiera
tendrá que volver atrás

a nutrir de sus raíces
tiempos esenciales felices

no se podrán olvidar........

6 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Ojalá que se logre ese retorno, Lao. Alimentaré mi esperanza con la tuya, gracias.
Un abrazo y feliz fin de semana.

maria cristina dijo...

Lao, los que tenemos algunos años añoramos esas épocas de cosas simples, nostálgico y bello poema, un abrazo!

Marina-Emer dijo...

hola amigo ...gracias por tu paso por mi blog ,es un placer visitarte y me hago seguidora ya que no se si ya lo era antes...
tus versos son como el pan de cada dia todo volvera a lo suyo y no se como cabremos en este mundo ya que yo a la luna no me quiero ir aqui lo malo ya lo conozco y alla arriba¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿
un beso
Marina

Gustavo dijo...

Hola Lao. Bueno yo me acuerdo que de chico jugaba con mis hermanos y amigos de la cuadra a las escondidas, a la mancha, a la pelota, a las carrera con autitos de plastico. Estabamos casi todo el dia en la calle. Ahora la mayoría de los niños están en su casa con su compu, aunque todavía se ven chicos en algunas plazas. Sumado también a el tema de la inseguridad. Te mando un abrazo

Verinha Portella dijo...

Querida Lao!
è emocionante estar aqui em tua casa, tenho por ti verdadeira admiração. Fiquei muito orgulhosa com tua visita, vibrei mesmo. Teus trabalhos são de uma preciosidade sem fim. Aqui te trago e te deixo o meu carinho, o meu abraço.
um beijo tambem
veraportella

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

No hay manera de evitarlo, Lao, volveremos algún día a nuestras raíces.

Un abrazo.