sábado, 6 de septiembre de 2008

El sauce risueño

En mi casa había muchos árboles, cada uno tenía un lugar para distintas fantasías y juegos. Entre otros... en el fondo, al lado del gallinero, había uno, de esos que llaman "sauce llorón".Son aquellos que tienen las ramas hasta el suelo. Se vé que alguien con mucha imaginación le puso ese nombre. Te cuento que en ese árbol, sucedió algo simple, nada extraordinario. Primero mi hermano mayor, cuatro años de diferencia -en es época parecía mucho-. se hizo una casita. Con el tiempo, yo construí una nueva, con madera de cajón; en la cual jugábamos de vez en cuando, con mi hermano que me sigue -siete años menor-.Finalmente, con el correr del tiempo, el menor de los cuatro varones, doce años menos que yo, se construyó su propia casa. Les comento, que el "sauce llorón" se debe estar riendo...UNA HISTORIA SIMPLE ¿no?

4 comentarios:

Gise dijo...

Y sigue sumándose familia a esto de los blog's.

Le doy la bienvenida!

Le comento que soy Gise, que la vida me cruzó con uno de sus hijos, que sin conocer a sus padres ya los quiero, porque son lo que son...

"El sauce risueño" una historia simple, pero de esas cosas simples es que la vida se llena de hermosura.

Lo felicito.

Bienvenido de nuevo. Le puedo dar un abrazo?

magui dijo...

Hermoso y muy cierto. Ahora...¿quién sabe a quién estará alojando aquel árbol? será amigo, casi pariente (el sauce), del arbolito del cual hablo en "porque si"?.
Vivir en un árbol así...no tiene comparación. El mundo pasa a ser el segundo plano y el viento empieza a ser lo mejor que a uno le pasa.
Menos mal que todavía quedan muchos árboles más!

Francisco Paunero dijo...

Algunos tuvieron sauce, algunos laurel, otros tuvieron plantas naranja-lima, hasta Tarzán con sus lianas

...los árboles algo traman...

Me encanta lo que vengo leyendo, sabelo!

Lao dijo...

"la vida, como los árboles, nos cruza
según lo que queremos llegar a ser"
gracias.